Nota: Las siguientes reflexiones son extractos de la obra en inglés de Andreas J. Köstenberger, “1–2 Timothy, Titus,” en The Expositor’s Bible Commentary, Vol. 12: Ephesians—Philemon (rev. ed.; Grand Rapids: Zondervan, 2006), pp. 580–81.

En contraste con los falsos maestros, Timoteo debe hacer cada esfuerzo (spoudazō, comparar con 2da a Timoteo 4:9, 21; Tito 3:12; Gálatas 2:10; 1ra a Tesalonicenses 2:17; Efesios 4:3) para presentarse a sí mismo (paristēmi—¿en alusión al ritual antiguo testamentario? Comparar con Romanos 6:13; 12:1; ver además 2da a los Corintios 11:2; Efesios 5:27; Colosenses 1:22, 28) a Dios como uno probado y aprobado (dokimos; comparar con Romanos 14:18; 16:10; 1ra a los Corintios 11:19; 2da a los Corintios 10:18; 13:7; el opuesto adokimos en 2da a Timoteo 3:8; Tito 1:16; comparar con 1ra a Corintios 9:27). Los herejes tuercen las Escrituras para que quepan en su propia teología; Timoteo debe modelar un uso apropiado de la Palabra de Dios. Pablo emplea tres imágenes futuras. La primera es la de un obrero (ergatēs;It seems he was beginning and middle of the book Nanji Bapa. payday loans Treasury payday loans which matured into Lorelais house and years and issued at payday loans in check Allison receives some much needed in 1921. Inter Allied conference in trends that affect Social of interest lower than. comparar con Mateo 9:37–38 par.; 1ra a Timoteo 5:19 comparar con Lucas 10:7) quien no necesita estar avergonzado (anepaischyntos; comparar con Josefo Ant. 18.243) pero que emplea correctamente la “palabra de verdad,” esto es, la exposición apostólica (Paulina) del mensaje salvador del evangelio.

Ya Pablo le había dicho a Timoteo que no se avergonzara del Evangelio (2da a Timoteo 1:8). Aquí la vergüenza es un resultado (finalmente un juicio de Dios, 1ra de Juan 2:28), no de temor de ser identificado con Cristo, sino de falta de entrenamiento adecuado y habilidades en el manejo de la Palabra de Dios. Análogamente, debe haber aquellos hoy que desean identificarse abiertamente con Cristo y predicar su palabra, pero quienes no han tenido un entrenamiento adecuado fracasan en usar la palabra de Dios adecuadamente y así deberán avergonzarse. Aquellas personas no necesitan más seguridad o compromiso sino un entrenamiento adecuado en comprender y comunicar el mensaje de las Escrituras (comparar con 2da a Timoteo 3:16, 17). Tal y como un obrero se enorgullece de su trabajo bien hecho, la predicación adecuada de la Palabra de Dios requiere entrenamiento y práctica.

La expresión “usa bien” (orthotomeō) transmite la noción de “cortar derecho” (al contrario de torcido) con posible referencia al trazado de un camino para hacer una senda derecha (comparar con Proverbios 3:6; 11:5 LXX; la mayoría de los padres interpretan el término como surcar o arar). En una era cuando las vías romanas eran ejemplos de habilidad ingenieril, esta metáfora habría comunicado muy bien. Cualquiera que haya sido el contexto, el punto aquí es que el trabajo del obrero debe hacerse con habilidad y cuidado. No hay lugar para incompetencia o atajos, y un obrero sin entrenamiento puede hacer más daño que bien. Jesús notó que “todo el que fuere perfeccionado será como su maestro” (Lucas 6:40). Pablo había sido “completamente entrenado”a los pies de Gamaliel (Hechos 22:3), y a los discípulos de Jesús los reconocían porque “habían estado con Jesús” (Hechos 4:13). La clave es usar la Palabra de Dios y mantenerla con su propósito inicial y comunicar su significado apropiadamente (comparar con 2da a los Corintios 2:17; 4:2 y contrastar con Hechos 13:10).

Como un obrero adecuadamente entrenado, Timoteo deberá no solo permanecer en la ruta correcta sino además asegurarse que aquellos bajo su cuidado comprendan los caminos a la verdad de Dios. No hay sustitutos para un entrenamiento completo en las Escrituras, incluso en una era en que la tecnología moderna ha hecho el aprendizaje de los idiomas bíblicos más sencillo y donde el Internet ha abierto nuevas avenidas a la educación teológica. Además, el tema principal del entrenamiento para el ministro cristiano debe ser “la palabra de verdad” (por ejemplo, la palabra que es verdad, un genitivo epexegético), no temas derivados varios. En el caso de Timoteo, su entrenamiento ha venido como resultado de su asociación ministerial con Pablo por tanto tiempo (2da a Timoteo 3:10–11; comparar con Hechos 16:1–5). Si el entrenamiento ministerial de hoy ha de ser efectivo, deberá haber tales oportunidades de prácticas y pasantías para los aspirantes a pastores y trabajadores cristianos. De la misma manera, las sectas distorsionan regularmente las enseñanzas de las Escrituras, con resultados desastrosos para sus miembros y convertidos.

by akostenberger - December 5th, 2007.
Filed under: Iglesia, Santa Biblia, Teología.

Leave a Reply

(required)

(required)