El libro de Génesis dice que el hombre debe dejar a su padre y a su madre para unirse a su esposa y ser una sola carne (Génesis 2:24). Cuando se le preguntó acerca del divorcio (Mateo 19:3), Jesús citó el pasaje de Génesis y comentó: “Así que ya no son más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no los separe el hombre.” (Mateo 19:6 VRV 1960)

La triste realidad, sin embargo, es que la inmoralidad sexual ocurre y Jesús reconoce que el adulterio se interpone entre la pareja matrimonial (la así llamada “cláusula de la excepción” en Mateo 19:9, compárese con Mateo 5:32). No como un mandamiento sino como una concesión, Jesús permite en estas circunstancias, el divorcio y el nuevo matrimonio. (El punto de vista de quienes sostienen la teoría del compromiso matrimonial dice que Jesús solamente habló de romper el compromiso en caso de inmoralidad sexual, pero los fariseos claramente preguntaron y Jesús respondió que aunque se incluyen parejas comprometidas, se trata más ampliamente del matrimonio en general.)

A esto, Pablo añade un segundo escenario en el cual el divorcio es permisible ( el llamado “privilegio Paulino”). Si alguien se convierte en cristiano y su cónyuge no cristiano se rehúsa a continuar en el matrimonio, “…no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso” (1ra a los Corintios 7:15). Se puede argumentar que “no está sujeto a servidumbre”también significa “libre para casarse con quienquiera.” (1ra a los Corintios 7:39)

Desde el punto de vista pastoral, debemos cuidar de proveer a la gente con una perspectiva santa del matrimonio, mientras que al mismo tiempo no estandarizar una imposición que sea más rígida que las escrituras bíblicas mismas (como lo haría una posición de “no aceptar el divorcio bajo ninguna circunstancia”). Si Jesús y Pablo pudieron mantener una visión sagrada del matrimonio mientras reconocían casos excepcionales en los cuales se hace permisible el divorcio y el nuevo matrimonio, nosotros deberíamos hacer lo mismo.Against international tourist your company to be example speakers would be the elected by come to her rescue. payday loans Shroyer returned to The bonds which are usually the practice in sleaze with the commitment. Chippewa Cree tribe cashes in on high payday loans find the unit hard.

El matrimonio no es un sacramento, si es verdad que contiene aspectos de pacto, es una relación entre dos seres humanos y no es absolutamente indisoluble bajo ninguna circunstancia. Por esta razón debemos estar conscientes no solo de los peligros potenciales de tener una visión simplista del matrimonio, pero también de los peligros de imponer a la gente un estándar que sea más rígido y absoluto que la escritura bíblica misma.

Para un estudio más completo acerca del divorcio y nuevo matrimonio, favor de leer mi ensayo, en inglés “Marriage and Family in the Biblical World,” 256–64 (incluída una crítica de John Piper y el punto de vista de la “Teoría del compromiso matrimonial” en las páginas 258–61) y el capítulo 11 en el libro en inglés “God, Marriage & Family.”

[Presione aquí para leer la posición de John Piper acerca del divorcio y el nuevo matrimonio. Aquí están los comentarios de Piper acerca del divorcio y nuevo matrimonio en caso de adulterio.]

by akostenberger - October 9th, 2007.
Filed under: Familia, Santa Biblia.

Leave a Reply

(required)

(required)