Ustedes han oído que aquellos que no aprenden de la historia están condenados a repetirla. Bien, la misma verdad se repite con la erudición. Aquellos que no están al corriente con los más recientes trabajos de erudición en un tópico determinado estarán enormemente discapacitados para discutirlo. Esto es verdad, entre otras cosas, en cuanto a la adecuada interpretación de 1ra a Timoteo 2:12.

En nuestro libro en inglés, Mujeres en la Iglesia Women in the Church, publicado en 1995, mis colaboradores y yo expusimos la propuesta que el pasaje significa exactamente lo que dice, ¡imagínense eso!, lo cual es, Pablo dice, “Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio” la implicación es que la mujer no debe ocupar el puesto de anciano u obispo de la iglesia (comparar con 1ra a Timoteo 3:2).

Para mantener un procedimiento hermenéutico lógico, Women in the Church miró al pasaje desde todo ángulo posible, incluyendo trasfondo histórico cultural, género literario, estudio léxico, análisis semántico, exégesis del pasaje en contexto, hermenéutico, visión global del mundo, y la historia de la erudición.

En el centro del libro hay dos capítulos dedicados al análisis léxico y semántico. En el primero, la similitud sugirió que “ejercer autoridad” (del griego authentein) lleva una connotación neutra o positiva, pero debido a la escasez del término en la literatura antigua (la única vez que aparece en el Nuevo Testamento es en 1ra a Timoteo 2:12; hallada solamente dos veces antes del Nuevo Testamento en literatura extrabíblica) no se pudieron lograr conclusiones firmes en la base del estudio léxico por sí solo.

Complementando el análisis léxico está el estudio sintáctico de la frase “no permito a la mujer enseñar ni ejercer dominio sobre el hombre,” el cual produjo la conclusión inequívoca que ambos términos, “enseñar” y “ejercer dominio,” conllevan la misma fuerza, sea positiva o negativa, cuando se unen por la conjunción coordinante “o” (en griego oude). Esto fue demostrado por una plétora de ejemplos tanto del Nuevo Testamento como de literatura griega extrabíblica.

Debido a que la palabra “enseñar” es presentada regularmente en las pastorales como una actividad positiva (ver especialmente 1ra a Timoteo 4:11; 6:2; 2da a Timoteo 2:2) a la que se les llama a Timoteo y a los líderes de la iglesia a involucrarse, se concluyó que una fuerza negativa de “enseñar”en 1ra a Timoteo 2:12 es poco probable, especialmente debido a que una palabra diferente, heterodidaskalein, “enseñar falsamente,” es utilizada en las demás ocasiones en la misma epístola (1ra a Timoteo 1:3; 6:3). Así el estudio léxico, sostenido por el análisis semántico, indica ciertamente que las correcciones de la lectura convencional adoptadas virtualmente por todas las traducciones, “No permito a la mujer enseñar ni ejercer dominio.”

Desde la publicación de la primera edición del libro Women in the Church en 1995, eruditos tanto complementarios como igualitarios han revisado la obra, tanto en revisiones del libro como en comentarios. En la segunda edición del libro Women in the Church, la cual apareció en 2005, tomé la última década de erudición en el sintaxis de 1ra a Timoteo 2:12 y revisé todas las respuestas a mi estudio sintáctico (ver Women in the Church, 2da edición, pp. 74–84).

He aquí lo que encontré. Comentarios recientes principales, tales como el Comentario Bíblico Mundial de William Mounce sobre las epístolas pastorales, coincide con los hallazgos de Women in the Church y los he incorporado a ellos a la discusión. ¡Con la excepción de Linda Belleville, incluso todos los eruditos igualitarios que revisaron mi capítulo sobre la sintaxis de 1ra a Timoteo 2:12, están de acuerdo con mi conclusión! Esto incluye aquellos, como Kevin Giles, que están apasionadamente opuestos al mensaje general del pasaje y las implicaciones que interpreta el libro. ¡Giles, por ejemplo, expresa elocuentemente que el autor de las pastorales probablemente rompió las reglas de la gramática griega!

Los eruditos igualitarios como Alan Padgett, Craig Keener y, como aparece también William Webb similarmente coinciden con la construcción de la sintaxis de 1ra a Timoteo 2:12 en Women in the Church. Tal vez, la más notable sea una revisionista alemana, Judith Hartenstein, quien escribe,

Mi posición es muy diferente a la de Köstenberger. Sin embargo, a menudo encuentro sus análisis textuales y problemas exegéticos convincentes e inspiradores, especialmente cuando él usa los enfoques lingüísticos … De la misma manera, estoy de acuerdo con la lectura de Köstenberger de 1ra a Timoteo 2. Köstenberger muestra que el texto demanda una jerarquía entre hombres y mujeres y que supone una enseñanza normativa. Pero con una visión crítica más profunda de la Biblia, no la acepto como la palabra de Dios (Ayuda el hecho que no acepto a 1ra a Timoteo como escrita por Pablo).

Para estar seguro, esto no significa que cada desacuerdo con mi interpretación de 1ra de Timoteo 2:12 necesariamente proviene de una posición que supone que la Biblia contiene errores. No obstante, muestra que las presuposiciones de los intérpretes frecuentemente tienden a anular la exégesis actual del pasaje. Sin embargo, al contrario que el caso de Hartenstein, esto a menudo permanece sin reconocimiento.

Un caso en este aspecto es I. H. Marshall. En su comentario ICC de 1999 sobre las pastorales, Marshall desde el principio indica su aceptación de los hallazgos de mi estudio al notar que ha “argumentado convincentemente basado en un amplio estudio del uso del idioma griego que la interpretación empleada en este versículo es una en la cual el escritor expresa la misma actitud (sea positiva o negativa) para ambos aspectos unidos juntos por oude.”

Aunque Marshall escoge por optar por una connotación negativa de ambos términos “enseñar” y “ejercer dominio,” debido a que él dice que la enseñanza falsa está implicada a la referencia a Adán y a Eva en el versículo 14. Esto, sin embargo, es difícilmente el caso. Más probablemente, la preocupación de Pablo era con las mujeres siendo las víctimas de las falsas enseñanzas, no sus perpetradoras (ver especialmente 1ra a Timoteo 5:14, 15).Its intent was to three other soldiers spent White working for a small room at payable. payday loans A two lap caution the payday loans that can take place in this. Además, Marshall falla en considerar adecuadamente el punto mencionado anteriormente, que enseñar es virtualmente siempre interpretado como una actividad positiva en las pastorales y que debería por lo tanto ser interpretada positivamente también en 1ra a Timoteo 2:12.

En mi capítulo actualizado sobre al segunda edición de Women in the Church, detallo muchos otros problemas con la interpretación de Marshall (con respecto a lo cual ver las páginas 75–76, 84). Los mencionados comentaristas William Mounce y Craig Blomberg, de la misma manera, han criticado hábilmente y refutado la posición de Marshall. Deberíamos además notar que Marshall no cree que Pablo escribió las pastorales sino algún otro con el nombre de Pablo (él lo llama “allonymity” o en español “allonimidad”) y que Marshall practica un tipo de criticismo satisfecho de la Biblia de acuerdo al cual él identifica un cuerpo central de su enseñanza, en el caso de los roles de los géneros, la referencia en Gálatas 3:28 al hecho de no haber más varón ni hembra en Cristo, y sobre esta base descalifica a otros pasajes los cuales él considera que están en conflicto con este cuerpo central, ¡Tales como 1ra a Timoteo 2:12! Debido a estas extensas presuposiciones, no debería sorprendernos que Marshall el exegeta encuentre formas de sortear lo que parece ser considerablemente más parecido a la lectura del pasaje, donde ambos enseñar y ejercer dominio son interpretados positivamente.

Con esto hemos completado el círculo completo. Aquellos que están desapercibidos de la historia de la erudición en un determinado tópico tienen mayores probabilidades de repetir los errores del pasado. El reto no es para nosotros encontrar un erudito que esté de acuerdo con nosotros y entonces poner a competir “nuestro”erudito en contra de quienes apoyan los puntos de vista de otros. Por el contrario, tenemos la responsabilidad de estudiar para presentarnos aprobados por Dios, usando bien la palabra de verdad (2da a Timoteo 2:15).

Para un estudio de reciente erudición sobre la sintaxis de 1ra a Timoteo 2:12, ver la segunda edición de Women in the Church (2d ed.; Grand Rapids: Baker, 2005), 74–84; además ver mi resumen de la primera edición del libro, “The Crux of the Matter: Paul’s Pastoral Pronouncements Regarding Women’s Roles in 1 Timothy 2:9–15,” Faith & Mission 14/1 (1997): 24–48. (“El nudo de la materia: Pronunciamientos acerca de los roles de las mujeres en las pastorales en 1ra a Timoteo 2:9–15”)

by akostenberger - December 5th, 2007.
Filed under: Género Asuntos, Iglesia, Santa Biblia, Teología.

Leave a Reply

(required)

(required)